jueves, 17 de diciembre de 2015

2015 - Los heroes de Tumbledown


LOS HEROES DE TUMBLEDOWN

EDUARDO C. GERDING






El día 25 de noviembre de 2015 se procedieron a entregar en el Piso 14 del Edificio Libertad las correspondientes condecoraciones al personal que participó en el Combate de Tumbledown (13 al 14 de junio de 1982) reconociendo así la Armada Argentina aquellos actos de valor puestos de manifiesto en comportamientos relevantes y bajo circunstancias especiales constituyendo así un incentivo de gran significación para su personal. Todo esto dentro del marco de la Ley Nº 21.577 que faculta a las Fuerzas Armadas a otorgar distinciones para premiar acciones de mérito extraordinario, individuales o de conjunto.









Gastón Fernando Erice

Almirante

Jefe del Estado Mayor General de la Armada



"En base a nuevos testimonios y recopilación de datos del combate de Monte Tumbledown se desprende la necesidad de, en algunos casos reconocer y en otros, rever hechos destacados acaecidos en el seno de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela que ponen en evidencia un alto grado de coraje, entrega, compromiso de servicio y espíritu de sacrificio " 
(Resolución 291/15)










Bendición de las condecoraciones a cargo del

Padre Francisco Rostom Maderna del Liceo Naval

Militar Almirante Guillermo Brown.





Nota:


En la infantería del Ejército Argentino una sección está formada por 3 patrullas (o pelotones), dos de ellas de tiradores y una de apoyo, totalizando unos 45 hombres.

En el Ejército británico una sección de tiradores son 10 hombres y un pelotón (platoon)son 35 hombres.


Suboficial Primero de Infantería de Marina VGM Julio Saturnino CASTILLO
(Muerto en Combate)
Condecoración La Nación Argentina al Heróico Valor en Combate








Suboficial Primero de Infantería de Marina 

VGM Julio Saturnino CASTILLO 





"Siendo Jefe de Grupo de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía ¨NACAR¨del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, tener reiteradas actitudes de entrega al servicio, valor personal, lealtad y devoción hacia sus subalternos y superiores, antes y durante el combate final, combatiendo con fiereza, dando permanente ejemplo de valor personal y conduciendo sus hombres hasta caer abatido por el fuego adversario, cuando trataba de salvar a un subordinado que estaba siendo muerto a bayonetazos por el enemigo"


Julio Saturnino Castillo nació el 19 de agosto de 1943 en el pueblo de Malacara, Departamento Taboada, provincia de Santiago del Estero. Ingresó en la Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina el 1º de agosto de 1966, iniciando su carrera naval que lo llevaría por diversos destinos como la Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina, el Batallón de Infantería de Marina Nº 2, la Brigada de Infantería de Marina Nº 1, la Base Naval de Infantería de Marina y el Batallón de Infantería Nº 5. El Suboficial Castillo se encontraba en ese destino y se ofreció voluntario a ir a las islas. Castillo padecía de epilepsia debiendo, durante la estadía del batallón en Malvinas, ser internado por dos días. Al reponerse pidió regresar con su gente, requerimiento que fue aceptado por sus condiciones de mando y valentía. 

La superioridad británica era abrumadora y aunque los las tropas argentinas abatían al enemigo seguían apareciendo más atacantes. Tres de ellos llegaron a la posición del Dragoneante Galarza y del conscripto Cerles, ultimándolos a tiros. Al ver en la forma en que habían caído sus hombres, el Suboficial Castillo salió de su pozo indignado disparando su arma sobre el enemigo, yendo en auxilio de los heridos. Gritó e insulto matando a sus oponentes, hasta que cayó muerto de un disparo en el pecho.


La Armada Argentina bautizó con el nombre ARA “Suboficial Castillo” a un aviso incorporado al servicio el 7 de junio de 1994 y que actualmente integra la División de Patrullado Marítimo del Área Naval Atlántica, con asiento en la Base Naval Mar del Plata.


Conscripto Clase 1962 VGM Félix Ernesto AGUIRRE (Muerto en Combate)


Condecoración Al Heróico Valor en Combate




CC62 VGM Félix Ernesto Aguirre






Sra. Hilda Esther Acevedo 

de Aguirre





"Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compania NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, combate a distancia cuerpo a cuerpo, soportando una abrumadora superioridad del enemigo y el fuego de la propia artillería sobre su posición. Resistiendo dos asaltos británicos. Es herido inicialmente en las piernas y, pese a ello, intenta auxiliar al Subteniente Silva herido mortalmente cerca suyo hasta que, finalmente, es nuevamente herido y muere en su posición de combate. Su conducta constituye un claro ejemplo de soldado y camarada."

Félix Ernesto Aguirre, nació en Capital Federal, el 17 de Octubre de 1962.A los tres años de edad, perdió a su madre biológica y se trasladó junto a su padre, Ramón Máximo Aguirre, a Machagai; que significa "Tierra baja" en la lengua de los tobas. Sus habitantes se dedican principalmente a la producción agrícola, ganadera, y maderera. Fue criado con mucho cariño y dedicación por Hilda Esther Acevedo de Aguirre, "su madre del corazón", en sus sentidas palabras. Ella lo recuerda como el "niño mimado de la casa" por ser el único hijo varón de la familia. Hilda había contraído matrimonio con Ramón Aguirre -padre del héroe- ocupando el rol de madre. Realizó sus estudios primarios en la "Escuela nº 63" de Machagai. Se lo recuerda algo travieso, pero responsable. Asistió luego a la "Escuela Politécnica Juan 23" de Sáenz Peña para efectuar su educación secundaria. Obtuvo el título de técnico electromecánico, motivo por el cual ayudaba eventualmente a su padre en un taller de su propiedad dedicado a solucionar desperfectos de esta especialidad. Félix era un joven de carácter alegre y espíritu inquieto. Tuvo dos aficiones en la vida: el fútbol y la música. En función de esta última afinidad, fue integrante de la banda de música de Machagai. Aplicaba sus conocimientos musicales, ejecutando armónicamente la guitarra.








(Foto gentileza del Sr Ricardo Burzaco)


Der: Sra. Hilda Esther Acevedo de Aguirre 



Capitán de Navío de Infantería de Marina 
VGM (RE) Carlos Daniel VAZQUEZ 

Condecoración Al Heróico Valor en Combate








CNIM VGM (RE) Carlos Daniel Vázquez






(Foto gentileza del Sr Ricardo Burzaco)


"Conducir su Sección de Tiradores con vigor y acertadamente en la defensa de Tumbledown contra el ataque de una unidad británica, recurriendo al fuego de la propia artillería y morteros sobre su posición, a fín de producir bajas al adversario, sin reparar en su propia seguridad y recién resignar su posición después de resistir al tercer ataque del enemigo, luego de haber agotado su munición y prácticamente estar aniquilada su Sección" 


El entonces Teniente de Corbeta de IM Carlos Daniel Vázquez (25 años), dejó un lunes su clase de Termodinámica en la Escuela de Oficiales de la Armada en Puerto Belgrano y se dirigió a Malvinas. 

Fue puesto a cargo de la 4ta Sección de la Compañía Nácar del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 (4/N/5), que se encontraba en el extremo oeste de Tumbledown. La Sección tenía un frente de aproximadamente 150-200 m. y una profundidad de 50 metros. 

Contaba inicialmente con dos grupos de tiradores y un pelotón comando. Cada grupo de tiradores estaba compuesto por 10 hombres. En el grupo de la derecha se encontraba el suboficial segundo Julio Saturnino Castillo. El Pelotón Comando estaba integrado por el cabo segundo Amilcar Tejada y dos conscriptos provenientes del Batallón de Comunicaciones Nº 1. 

La sección estaba integrada por 30 hombres de Infantería de Marina, pero al momento de iniciarse el combate solo había 27, ya que 3 habían sido evacuados los días previos por heridas que sufrieron durante los bombardeos ingleses. 

A partir del 12 de junio, la cuarta sección pasó a estar reforzada con 20 conscriptos del Ejército Argentino, un Cabo y el Subteniente Oscar Augusto Silva. Todo este personal provenía de los RI 12 y RI 4.En total eran 44 hombres en la posición de Vázquez.

Desde la medianoche del 13 de junio y hasta las 8.10hs del otro día su sección fue atacada sin parar por el 2do Batallón de Guardias Escoceses.

Muy ocasionalmente las otras dos compañías de Guardias Escoceses hicieron fuego de larga distancia sobre la posición de Vázquez.

Vázquez soportó el ataque de la Compañía Left Flank de 109 soldados (una de las compañías del 2do Batallón de la Guardia Escocesa) en una carga final a bayoneta calada liderada por el Mayor John Kiszely.

La carga final de los Guardias Escoceses a bayoneta calada liderada por Kiszely fue llevada a cabo por la mitad de la sección de sus 15 hombres y por el Left Flank del cuartel de la compañia (aproximadamente 30 hombres).






Relato del Mayor Mike Seear


Durante su reciente exposición en Buenos Aires, el Mayor Mike Seear ex Oficial de Operaciones y Entrenamiento del 1er Batallón, 7mo Regimiento de Fusileros Gurkas del Duque de Edimburgo, miembro activo del Grupo Nottingham y autor del libro Regreso a Tumbledown dijo: 

"Vázquez tomó una serie de decisiones que les hizo la vida muy difícil a los Guardias Escoceses. Deliberadamente hizo que se dispararan todos sus morteros de 60 mm... sobre la posición defensiva de su sección pues sabía que sus hombres estaban protegidos en sus pozos de zorro. Repitió esta táctica con los morteros de 81 mm sobre su posición y finalmente solicitó que la artillería argentina les disparara. Vázquez conservó unida a su sección bajo las circunstancias más acuciantes. Vázquez se vio aislado (Miño había retirado su sección al extremo oriental de Tumbledown). Uno de los comandantes de la sección de Vázquez se rehusó a combatir por lo cual Vázquez debió hacerse cargo de dicha sección. Tuvo también que hacerse cargo todo el tiempo de un oficial del Regimiento 12 quien traumatizado por el combate se quedó sentado en el fondo de la trinchera de Vázquez incapaz de articular ninguna palabra. 

Fue el liderazgo de Vázquez que permitió que su sección permaneciera unida y enfrentando aproximadamente 7 horas a la totalidad del Batallón de Guardias Escoceses. Esta es una versión en miniatura de lo que le ocurrió al General Custer en 1876 en la Batalla de Little Big Horn." 






Alocución del CNIM (RE) Carlos Daniel Vázquez






  • Señor jefe de Estado Mayor general de la Armada, AL Gastón Fernando Erice, 
  • Señor Subjefe del Estado Mayor General de la Armada, VL Álvaro Manuel González Lonzieme, 
  • autoridades navales y militares presentes, 
  • integrantes de la 4 Sección de la Compañía Nácar, 
  • Sra Hilda Acevedo, 
  • familiares de los integrantes de la 4 Sección, 
  • miembros de la Promoción 106 de la ESNM, 
  • Señoras y Señores invitados:


Agradezco en primer término al Señor Jefe de Estado Mayor que me permita dirigirme a mis hombres, como Jefe de la 4 Sección. 

La última vez que lo hice fue un 15 de junio de 1982 en un corral de ovejas de la Estancia Fitz Roy, con dos guardias detrás mío apuntándome con sus armas. 


En esa oportunidad pedí autorización para hablarles, a efectos de felicitarlos por su desempeño en el combate. 

¿Qué era la 4 Sección? 

Era un grupo de Infantes de Marina heterogéneo, en el que muchos de nosotros ni siquiera nos conocíamos, reunido a mediados del mes de abril en una montaña llamada Tumbledown, con la misión de formar parte del dispositivo de primera línea de la Compañía nácar del Batallón 5. Estos Infantes, ni siquiera eran escogidos, eran mas bien, un rejunte. 

Se encontraban posicionados 1800 metros delante del resto del dispositivo de Compañía. Alejados y fuera del alcance del apoyo de las otras fracciones a nuestros flancos y retaguardia, en esa altura de paisaje pintoresco y hermoso que extendía a nuestros pies y nuestro frente. 


Con el devenir de los acontecimientos comenzaron las privaciones, incomodidades, incertidumbre y miserias, propias de todas las guerras, desde los tiempos de los Césares hasta nuestros días y mas allá. Porque eso es la guerra. 

A ello se sumaron progresivamente, los ataques aéreos, la artillería naval, la artillería de campaña, hasta que comenzamos a ser espectadores visuales de los primeros combates de infantería frente a nuestras posiciones. 

Así fue que el 13 de junio, recibí en mi posición efectivos de nuestro querido Ejército Argentino, que replegándose de posiciones ya en manos del enemigo, pasaban por Tumbledown. 

Incorporamos un grupo de estos bravos, alrededor de 15 hombres para reforzar nuestra 4 Sección. 

Estos hombres provenientes de varias Unidades, y cuyos nombres en su mayoría nunca supe, ni aún después de muertos, a partir de entonces fueron parte nuestra. 

En la mañana del 13 de junio, recibí mi última orden para la defensa de nuestra posición. Sabíamos que esa noche sería nuestra prueba mas intensa. 

Con las últimas luces de ese domingo 13 de junio, recorrí las posiciones de la 4 Sección, preguntándome qué quedaría de ella a la mañana siguiente. 

A las 22 horas de esa noche un intenso fuego de artillería de campaña británica, sumado al fuego de los cañones navales en apoyo de ese ataque y a las armas de un escuadrón de vehículos blindados de exploración, cayó sobre nosotros durante una hora. 

A las 2310 horas, comenzó un asalto a bayoneta ejecutado por el 2 Batallón de Guardias Escoceses, sobre los menos de 40 hombres que componían la 4 Sección. 

Hay escenas para las que no existen palabras capaces de describirlas, y ésta fue una de ellas. Fusiles, ametralladoras, pistolas, granadas de mano, proyectiles antitanque, bayonetas, todo surcaba el aire perforando y estallando en todas partes, mezclado con gritos de órdenes, pedidos de apoyo, dolor y coraje. 

Esto se prolongó hasta la 0130 horas del lunes 14 de junio, donde viéndose la 4 Sección superada por el enemigo en número y poder de fuego en ese desigual combate, recurrió a usar su propio mortero para disparar sobre ella misma, en un intento de cobrar un alto precio al enemigo por su inminente Victoria. 

Este desesperado acto logró inesperadamente el repliegue temporal del enemigo mezclado entre los pozos de la 4 Sección. 

Recuerdo los gritos de Victoria y coraje de estos hombres, que pocos minutos antes daban por perdidas sus vidas. “Viva la Infantería de Marina”, “Vengan que somos Infantes de Marina…” 

¿Puede alguien olvidar esas voces? Yo no.

Media hora después una nueva Compañía británica repite el asalto anterior, y se reinicia un combate similar, que se prolongaría en esas condiciones hasta poco antes del amanecer del 14 de junio. 



En ese tiempo la Sección, ya no disponiendo de munición en su propio mortero, requiere sobre si misma el fuego de los morteros del batallón y la Batería BRAVO de Artillería de Campaña. Se suma a ese fuego el Grupo de Artillería Aerotransportado 4 de nuestro hermano Ejército Argentino. 

Se logra alivio, a un alto precio, pero no la victoria. 


A las 0715 horas del 14 de junio, y por órdenes mías, los pocos integrantes de la 4 Sección que aún mantenían sus posiciones, dejan las armas. 

La 4 Sección combatió en un combate desigual sin ninguna posibilidad de Victoria. 

La 4 Sección, no se replegó nunca. 


La 4 Sección cayó en su posición. 

Hoy están en este salón de nuestra querida Armada Argentina, algunos de esos hombres. 

Muchos quedaron para siempre en su posición en Malvinas. 

Otros regresaron. 

Algunos de ellos están hoy aquí. 

Está hoy aquí la Señora Hilda Acevedo, mamá de Félix Aguirre, conocido en la 4 Sección como “Lanzallamas”. 

La Señora Acevedo es maestra. Pero también fue maestra como madre, porque supo educar a un hijo, en los valores del amor a la Patria, el Cumplimiento del Deber y el sentido de lo humano. 


El Conscripto Félix Aguirre, perteneciente al Grupo del Suboficial Castillo, también muerto en combate, acude en ayuda del mortalmente herido Subteniente Silva, y tratando de protegerlo, cae abatido por la infantería británica. 


Ejemplo de soldado, ejemplo de camarada, ejemplo de patriota, ejemplo de hombre. 

Dios la bendiga Señora Hilda, cuántas madres y maestras como usted yo quisiera para mi Patria. 

Aquí están también algunos hombres hoy, soldados ayer, que serán distinguidos por su desempeño durante ese combate. 

El entonces Cabo Segundo de Infantería de Marina Amílcar Tejada, el entonces Dragoneante Ramón Rotela, el entonces Dragoneante Víctor Julio Gasko, el entonces Conscripto Jorge Ricardo Sánchez, el entonces Conscripto Héctor Horacio Cháves, el entonces conscripto Pablo Daniel Rodríguez. 

Todos ellos serán hoy reconocidos por acciones particulares durante el combate. 

Pero el mérito no es sólo de ellos. 


El mérito es de cada uno de los hombres de la 4 Sección que combatió aquella noche, manteniendo su posición, cumpliendo órdenes, tomando decisiones propias ante la muerte. 

En el Oeste de Tumbledown, la 4 Sección se encontró con la máxima expresión de la igualdad entre soldados, que es la Igualdad ante el Deber. 

Y rindiendo tributo a esa Igualdad, cayeron bajo fuego, sin distinción de jerarquías ni de Fuerzas, el Dragoneante José Luis Galarza, el Conscripto Félix Aguirre, el Conscripto Héctor Abel Cerles, el Suboficial Julio Saturnino Castillo, el Conscripto Juan Carlos Gonzáles, el Subteniente Oscar Augusto Silva, el Conscripto Alfredo Gregorio, el Conscripto Ramón García. y el resto cuyos nombres no supe ni sabré. 



Me permito también, ahora como Soldado, expresar mi respeto a aquellos contra quienes combatimos y sus caídos, ya que el coraje y la dignidad militar, no reconocieron fronteras ni banderas en el Oeste de Tumbledown. 


Con estas palabras retribuyo a ellos los repetidos homenajes que tributaron y tributan a la 4 Sección. 


De joven me enseñaron que la Disciplina es la voluntaria disposición al cumplimiento de las órdenes, para el bien del Servicio. 


Y resalto acá las palabras “Voluntaria disposición al cumplimiento de las órdenes…” 


Todos estos hombres, los caídos, los heridos, los aquí presentes y quienes no están en este salón, todos ellos hicieron posible Tumbledown, pero lo hicieron por propia convicción, por creer en la Patria, por creer en lo que hacían, 

A todos estos hombres integrantes de la 4 Sección, a los de mi querida y gloriosa Infantería de Marina, y sus hermanos, los bravos soldados del nuestro Ejército Argentino, pido a Dios que los tenga a su lado, y a nuestra Armada, que cobije por siempre en su memoria, a todos estos hombres que escribieron una pequeña página de historia para la Gloria de la Infantería de Marina y nuestra Armada Argentina. 

Viva la Patria







Suboficial Mayor de Infantería de Marina 
VGM (RE) Amilcar Ramón TEJADA 



Condecoración al Valor en Combate



SMIM VGM (RE) Amilcar Ramón Tejada







"Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, verificar un tendido de cable bajo fuego directo de artillería enemiga y propia, asumir la conducción de un un grupo de tiradores al morir su Jefe, dando aliento y ejemplo a sus subordinados a desprecio de su propia vida, resistiendo tres asaltos británicos, combatiendo cuerpo a cuerpo, soportando fuego abrumador y solo rendir su posición una vez agotada su munición y por orden de su Jefe de Sección"


Ex Dragoneante Clase 1962 
VGM Ramón ROTELA

Condecoración Al Valor en Combate


Ex Dragoneante Clase 1962 VGM Ramón Rotela

"Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de l Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, siendo jefe de Pieza de Mortero de 60 mm, dirigir cincuenta y cuatro tiros del mismo sobre la propia posición, cumpliendo una orden de su Jefe de Sección, sin considerar su propia seguridad, resistiendo tres asaltos británicos, combatiendo cuerpo a cuerpo, soportando un fuego abrumador, incluyendo el de su propia artillería y solo rendir su posición una vez agotada la munición y por orden del Jefe de Sección"






Ex Dragoneante Clase 1962 VGM Victor Julio GASKO

Condecoración Al Valor en Combate

¨Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, siendo Jefe de Pieza Ametralladora, ejecutar y dirigir los fuegos de la misma mientras se combatía cuerpo a cuerpo en la posición, durante tres asaltos del enemigo y solo rendir su posición una vez agotada la munición y por orden del Jefe de Sección¨


Ex Conscripto Clase 1962 
VGM Jorge Ricardo SANCHEZ

Condecoración Al Valor en Combate

¨Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, combatir durante toda la noche en el sector más comprometido, a distancia de combate cuerpo a cuerpo bajo un abrumador fuego enemigo, incluyendo el de su propia artillería, y lograr escapar luego de caída la posición¨


Ex Conscripto Clase 1962 
VGM Héctor Horacio CHAVEZ

Condecoración Al Valor en Combate


Ex Conscripto Clase 1962 
VGM Héctor Horacio CHAVEZ

¨Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela, combatir durante toda la noche, a distancia de cuerpo a cuerpo, bajo una abrumadora superioridad de enemigo, incluyendo fuego de su propia artillería, manteniendo el fuego de su ametralladora hasta agotar munición ,rindiéndose solo en cumplimiento de ordenes de su Jefe de Sección¨


Ex Conscripto Clase 1962 
VGM Pablo Daniel RODRIGUEZ

Condecoración Cruz de Bronce al Mérito Naval


Ex Conscripto Clase 1962 
VGM Pablo Daniel RODRIGUEZ

"Formando parte de la 4ta Sección de Tiradores de la Compañía NACAR del Batallón de Infantería de Marina Nº 5 Escuela y habiendo sido herido de bala el dia anterior, no dar parte a sus superiores de dicha circunstancia para no ocasionar problemas. Pese a que, por su condición le cabía la posibilidad de ser evacuado , permanecer en su posición durante toda una noche mientras se combatía cuerpo a cuerpo, hasta perder el conocimiento y ser capturado por el enemigo"




De izq. a derecha: Mayor Simon Price (Compañía Right 
Flank ) y Capitán de Navío de Infantería de Marina VGM 
(RE) Eduardo Villarraza (Como Teniente de Navío fue 
Jefe de la Compañía NACAR del BIM 5) . ( Universidad 
de Nottingham, 2006) (Foto tomada por el autor)


Bajas británica durante el enfrentamiento con la 4ta Sección


Gdsm. Archibald Stirling 
Drill Sergant Daniel Wight
Lance Seargant Clark Mitchell 
Gdsm. James Reynolds
Gdsm. Derek Denholm 
Sgt. John Simeon
Gdsm. David Malcolmsom 
Gdsm Ronald Tanbini
Gdsm. John Pashley
-L/Cpl. John Pashley del 9 Para Squadron, Royal Engineers
(fue agregado al Batallón de Guardias Escoceses)

En total 9 muertos y 52 heridos distribuidos así:


  • 2do Batallón de Guardias Escoceses: 8 muertos y 40 heridos 
  • Guardias Irlandeses: 1 herido 
  • Artillería Real: 1 herido 
  • Cuerpo de Catering del Ejército: 1 herido (L/Cpl C. C. Thomas) 
  • 1er Batallón de Gurkhas: 9 heridos 
  • Escuadrón de 9 PARA: 1 muerto
En la mañana del 13 de junio, las compañías de la Guardia Escocesa fueron trasladadas en helicóptero desde su posición en Bluff Cove a un área de montaje cerca de Goat Ridge, al oeste del Monte Tumbledown. El plan británico requería un ataque de distracción al sur del Monte por un pequeño número de Guardias Escoceses asistido por cuatro tanques ligeros de los Blues and Royals, mientras que el ataque principal sería un avance de tres fases proveniente desde el oeste del Monte Tumbledown. En la primera fase, la Compañía G del mayor Ian Dalzel-Job tomaría el extremo occidental del cerro. En la segunda fase, la Compañía Left Flank del mayor John Kiszely pasaría a través del área ocupada por los hombres de Dalzel-Job para capturar el centro de la cumbre y, en la tercera fase, la Compañía Flanco Derecho del mayor Simon Price pasaría por el flanco izquierdo para asegurar el extremo oriental de Tumbledown. Se había previsto inicialmente un asalto durante el día, pero se aplazó a petición del teniente coronel Mike Scott. En una reunión con sus comandantes de compañía, el consenso fue que el asalto cuesta arriba por el terreno duro de Tumbledown sería un suicidio.





General Michael Scott 
Comandante del 2do Batallón de Guardias Escoceses 
Condecorado con la Orden al Servicio Distinguido
(The rules and the players of the blame game -The Times March 2, 2013)





Las bajas argentinas fueron:

  • Subteniente Oscar Augusto Silva
  •  Suboficial Segundo Julio Saturnino Castillo
  •   CC62 Héctor Abel Cerles
  •   CC62 Félix Aguirre
  •   Dragoniante José Luis Galarza
  •   CC62 Juan González
  •   CC62 Rubén Rojas
  •   CC62 Luis Fernández
  •   CC62 Jorge Mendieta
  •   CC62 Ramón García
  •   MIAR Héctor Rios
  •   Nueve soldados sin identificar.


Subteniente Oscar Augusto Silva 
Sección de tiradores de la compañía “A” del RI4

Con la oscuridad del 13 de junio comenzó el ataque inglés. Paracaidistas, Guardias escoceses y Gurkhas chocaron contra la última resistencia argentina.
Todo el poderío invasor se desató con su violencia y eficacia. Los argentinos resistían y mataban, los atacantes morían y volvían a aparecer como si nunca perecieran. Las posiciones fueron rodeadas, desgastadas, debilitadas por el fuego de artillería, lentamente, con mucho esfuerzo.
En el medio de todo ello, Oscar Silva había entendido que era su final.
Ordenó, disparó, condujo a sus soldados, los animó permanentemente. Era un torbellino que no podía parar hasta encontrarse en el momento con el que había soñado toda su vida: el del máximo sacrificio por la Patria. Usó un 
arma, otra y otra. De pronto, se quedó sin munición. Miró alrededor. Vio a un soldado muerto con un fusil pesado a su costado. Saltó a esa posición. Lo tomó y decidió no separarse más de él. Volvió a la suya y siguió disparando.
En eso, sintió algo caliente cerca de su cintura y comenzó a formarse un manchón rojo sobre su uniforme de combate. Luego, lo mismo, pero cerca de su hombro.
Tocó su sangre y se aferró aún más a su arma. En su entorno, los soldados fueron muriendo uno a uno. Pareció quedarse solo. Pero no era así, pues Dios estaba con él. Y el FAP, que era su compañía en el último instante. Era su “novia” como le decían en el Colegio Militar. Cayó. Con mucho esfuerzo,  se incorporó a medias y ordenó a todos que se retirasen. Él  tenía con qué proteger el repliegue. El enemigo siguió avanzando. Juntó fuerzas, disparó el arma que tenía tomada con una sola mano, apoyando a los que se retiraban.

Alcanzó a gritar: ¡Viva la Patria carajo! Y el bramido se escuchó desde Puerto Argentino… hasta el Cielo.

Finalmente, en Monte Tumbledown, la Poesía se convirtió en Historia y el cadáver del Subteniente Oscar Augusto Silva fue el estandarte soberano que flameó para siempre sobre nuestra tierra. (Alberto Mansilla - Recordando al Subteniente Silva)













Agradecimientos:

  • Srta. Constanza Cibeira-Ceremonial y Protocolo de la Armada-Edificio Libertad.
  • CFCB Jorge Alberto Nicastro-Jefe del Departamento Veteranos de Guerra-Edificio Libertad.
  • SMFU Carlos Alberto Paez-Estado Mayor General de la Armada-Edificio Libertad
  • Seear, Mike Mayor ex Oficial de Operaciones y Entrenamiento del 1er Batallón, 7mo Regimiento de Fusileros Gurkas del Duque de Edimburgo,
  • SPFU Zanni, Andrés- Departamento Veteranos de Guerra-Edificio Libertad.


Bibliografia:
  • Rayment, Sean-Defence Correspondent-Last charge for the bayonet, a victim of modern warfare-The Telegraph 15 Sept 2002
  • -Seear, Mike Mayor (Ret)- Ex Oficial de Operaciones y Entrenamiento del 1er Batallón , 7mo Regimiento de Fusileros Gurkas del Duque de Edimburgo en su exposición sobre Liderazgo en Operaciones de Guerra Convencionales dada el 9 de Octubre de 2005 en el Centro de Salud de las FF.AA ¨Veteranos de Malvinas¨, su libro Return to Tumbledown y comunicación personal.
  • Suboficial Primero Julio Saturnino Castillo-Armada Argentina. http://www.ara.mil.ar/pag.asp?idItem=402
  • Tobárez, Rolando-Tumbledown-Historias Mínimas-Diario Jornada http://www.diariojornada.com.ar/49006/Politica/Historias_Minimas.





Publicar un comentario