martes, 27 de septiembre de 2016

2016 - El camino del perdón


El camino del perdón






Este artículo fue gentilmente autorizado a subirse a mi blog por Peter Field, Miembro de la Sociedad Real de la Salud, psicoterapista e hipnoterapista quien se desempeña en Birmingham y Londres.




¿Se encuentra actualmente ante una circunstancia que lo perjudica y en la cual esta utilizando demasiada energía emocional? Puede que Ud haya sido herido en una relación sentimental o quizás engañado financieramente. Tal vez la actitud o el comportamiento dañino de un amigo, un miembro de su familia, colega o vecino lo siguen afectando.




Si retrocedemos en el tiempo: ¿No existen temas de la infancia que siguen preocupándolo y causándole daño?


Existe un abordaje para aligerar su carga, recuperar su vida y poner las cosas nuevamente en marcha. Esta forma es el perdón. Trabajar con un procedimiento que nos conduzca al perdón constituye un poderoso antídoto para el dolor emocional. La mejor manera de seguir con su vida es llegar a ese lugar de su vida donde el perdón es posible y donde nos podemos liberar de las emociones perjudiciales. Aquellos heridos por otra persona podrán preguntarse: ¿ No es perjudicial o contraproducente que yo termine perdonando a alguien? ¿Qué pasa si perdono y luego me vuelvo a encontrar a esta persona y quiere lastimarme nuevamente?


Debemos comprender que podemos poner en práctica medidas de autoprotección y aun así seguir trabajando hacia el perdón.

Usted puede protegerse de alguien que lo acosa o alejarse de alguien que interfiera en su vida. El perdón no implica idiotez.


La lección podrá haber sido costosa pero ahora Ud. es dueño del aprendizaje.




A través de aprender a perdonar recuperamos toda la fuerza que pudimos  haber perdido. Si cuadra, podemos decirle a la otra persona que lo perdonamos. Esto también puede reducir la tensión. Verbalizar nuestro perdón, puede aliviar la tensión, trayéndonos  una calma previamente negada. También podemos perdonar y no mencionárselo a la persona que nos ha ofendido. Esto también funciona.


Podemos ver el perdón como un límite, algo que restringe la energía negativa que envenena nuestro espacio personal. Cuando perdonamos, estamos proactivamente diciendo : Libero mi ser y mis emociones de tu garra No te odio. No voy a dejar que tu energía negativa afecte mi vida.




En primer lugar, hay que recordar que el perdón es para usted  no para la persona que necesita perdonar. Es algo que lo libera de la carga emocional agobiante del pasado y de sus daños. Al perdonar puede Ud . encontrar la armonía interna que se merece.


Pasar de la ansiedad y el daño ocasionado a un estado interno de tranquilidad y equilibrio nos obliga a rever que es lo que nos sucedió. Las personas que nos lastimaron tenían sus razones para hacerlo, independientemente de si reconocían los motivos. Lo más probable es que ellas también haya sido victimas de otros, heridos o dañados por su propio pasado.




Si bien pueden faltar piezas en este rompecabezas , somos nosotros y no ellos,  los que decidimos como hemos de responder a lo que nos ocurrió. A pesar de haber sido tratados injustamente o con falta de amabilidad podemos, a través de este proceso, llegar a una comprensión más profunda de los hechos. En ese estado debemos permanecer para poder continuar con una vida más equilibrada y libre. Llegar a este sitio del perdón no se alcanza de un día para otro. Procesar el dolor puede tomar tiempo.

La terapia, los grupos de apoyo o de autoayuda son todas herramientas profundamente valiosas. Es perfectamente aceptable que nos demos cuenta del verdadero impacto que tuvo en nosotros lo que otras personas nos hicieron. Si hacemos algo menos que esto no nos honramos a nosotros mismos. Es saludable sacar todo a la superficie.



Tomar el camino principal es siempre lo mas maduro, benevolente y sabio por hacer. La decisión proactiva de perdonar no es lo mismo que hacer caso omiso de la verdad. Perdonar no significa necesariamente olvidar.  El objetivo del perdón es liberarnos de la ira, el daño y el odio pero no negar  lo que nos pasó.


Si usted está sufriendo y esta  lleno de ira, el perdón de verdad es la llave que podrá liberarlo de esas cadenas que lo mantienen en el dolor. Encontrar un camino para perdonar puede no ser sencillo, pero es una de las cosas más liberadoras que Ud. puede hacer. Tal vez ahora es el momento de dejar el pasado, perdonar y seguir adelante. Su vida le espera y no hay necesidad que la retrase. Comience ahora su viaje del perdón para poder ser una persona más sabia y más equilibrada.

Esta es su vida, 
¿no será hora de que la reclame 
y comience a vivir realmente?
Publicar un comentario